es   ru  
+34 651 532 990
C/ del Norte 6, 46008 Valencia, España

Rev. Pitirim - Cristianismo y Sociedad hoy

"AHORA LA SITUACIÓN ES SIMILAR A AQUELLA QUE HUBO EN VÍSPERAS DE LA REVOLUCIÓN DE 1917"

 

Conversación con el Reverendo Pitirim, Obispo de Dusambé y Tayikistán.

 

por Anastasia Rajlina

 

A propósito del cristianismo diluido, una veloz islamización, los nuevos "valores europeos", el odio al verdadero cristianismo y en que va a desembocar todo eso.

 

 

    

El cristianismo cómodo es la renuncia a llevar la cruz”

 

- Reverencia, ¿qué es el “cristianismo cómodo” y el “cristianismo de color rosa”, de los que habla en su sermón publicado en nuestra página web? ¿Podemos decir que el cristianismo cómodo es el malestar espiritual de nuestro tiempo?

 

¿-Como dijo el Señor? –“Toma tu cruz y sígueme”. Esta es la esencia del cristianismo. El cristianismo cómodo, en cambio, es sobre todo la renuncia a llevar la cruz.

 

No se trata del malestar de nuestro tiempo, sino de algo que comenzó al principio; cuando surgió el cristianismo, hubo cristianos devotos y acomodaticios.

 

Los primeros siglos del cristianismo eran por sí mismos poco cómodos, los cristianos eran perseguidos y sólo los más devotos persistían en su fe. Aquellos que se encontraban entre ellos, o bien renunciaban a Cristo, o eran filósofos y eruditos, no querían cambiar sus convicciones, sino reconstruían la doctrina cristiana de acuerdo con sus intereses.

 

Así surgieron las primeras herejías entre los gnósticos, porque también era una especie de confort; querían pensar de la forma que les era más cómoda, sin renunciar a nada.

 

Es a partir del Constantino el grande, cuando el cristianismo es legalizado, que aparece el fenómeno del “cristianismo cómodo." ¿Por qué los monasterios se vuelven tan populares por aquel entonces? Porque los cristianos devotos abandonaban las ciudades, donde ya era imposible guardar esta devoción.

 

El cristianismo cómodo ha existido siempre. Pero aquello de lo que hablaba en mi sermón era el "cristianismo de color  rosa". Este término surgió en el siglo XIX entre los eslavófilos, los pensadores que despertaron el interés hacia el cristianismo en una sociedad ya secularizada, del mismo modo que pasó al final de la época soviética, y aparecieron las personas que querían vivir como les daba la gana, sin renunciar a nada, y al mismo tiempo llamarse cristianos.

 

“El cristianismo de color rosa” es un cristianismo diluido, aguado. A principios del siglo XX, se tradujo en el movimiento renovacionista pero cayó en la máquina de la ideología atea y, al no contar con el interés en el pueblo, se perdió en los extensos espacios del imperio soviético.

 

Al final del siglo XX, en  la década de 1980 y a principios de los años 1990 muchos intelectuales se dirigieron corriendo a la iglesia. Pero, ¿corrieron a por qué? No a por Cristo, sino porque estaba de moda, la Iglesia se percibía como la oposición al poder, aunque en la época soviética era principalmente el poder quién se oponía a la Iglesia y no al revés.  

 

Entonces a la Iglesia acudió una gran cantidad de personas de la capa social intelectual  que no buscaban a Cristo sino otras cosas. Y ahora estas personas están abandonando  la Iglesia.

 

En los monasterios se puede observar un fenómeno similar. En los años 1990 mucha gente entró en monasterios. Vivieron allí unos 10 o 15 años, algunos incluso se hicieron sacerdotes, y ahora se van. Porque no lo fueron por Cristo, sino debido a las complicadas circunstancias de vida, porque no tenían dónde ir. En especial, aquellos que procedían de las repúblicas más desfavorecidas iban a los monasterios rusos.  Así les bendecían  los sacerdotes confesores: “Ves al monasterio”. Al no tener la vocación monástica,  una persona terminaba en el monasterio, aguantaba unos 10 o 15 años y se iba de todas formas.

 

Ahora se marchan las personas que acudieron a la Iglesia por alguna otra cosa menos la salvación del alma y, por supuesto, tarde o temprano se sienten desilusionados. Pues si la gente no va a la Iglesia a por Cristo, enseguida empiezan las tentaciones.

« Estas señoras mayores son el prefiltro de la Iglesia, filtran a quienes no entran en la iglesia a por Cristo, sino por otra cosa »

Algunos no llegan ni siquiera a asistir: entran, les ataca una señora mayor, y enseguida se van. Estas señoras mayores son el prefiltro de la Iglesia: filtran a quienes no entran en la iglesia a por Cristo, sino por otra cosa.

 

Hoy en día muchos quieren que la Iglesia sea "la iglesia de la buena gente”. Pero la Iglesia es un dispensario. Aquí se caen todas las máscaras y los velos, y el hombre se muestra tal como es. Y, por supuesto,  tal como es, es poco atractivo.

 

Al acudir a la iglesia, debemos aguantar,  llevar los unos las cargas de los otros. ¡Pues alguien también lleva las nuestras! Por alguna razón pensamos todo el tiempo cómo aguantamos a los demás, no se nos ocurre que cuesta aún más aguantar a nosotros mismos y llevar nuestras cargas.

 

Las personas que no van a la Iglesia por Cristo, buscan cierta comodidad, un estado de paz. Ya tendrán ese estado de paz y el confort, pero diferente. Es preciso perfeccionarse para llegar a este estado.

 

- Pero, Reverencia, ¿cómo despertar a la gente? Asisten a la misa, participan en los sacramentos, pero es… como si fuera por inercia. ¡Ya no hablo de la cruz! Todo tiene que ser cómodo: una misa no muy larga, un ayuno ligero, en general, que no moleste en la vida, porque mañana hay que ir al trabajo.

 

- En los tiempos favorables, como es el nuestro, cuando todos pueden  ir a misa y no hay persecuciones, la mayor parte de los cristianos será precisamente así. Y siempre ha sido así.

 

El porcentaje de los auténticos cristianos en la historia de la Iglesia no ha cambiado, nunca ha sido alto, unos 3-6 por ciento de la totalidad de los que se llaman cristianos. Se solía manifestar durante las persecuciones. Así pasó en la época soviética,  cuando la muchedumbre que iba a la iglesia sin un fin particular, desistió. Y fue la guerra que despertó a la gente, fue la visitación de Dios. En cambio, cuando no hay guerra, son las penas y las enfermedades las que acercan al hombre a Dios y hacen pensar sobre la fugacidad y transitoriedad de la vida terrestre.

 

El Estado Islámico es una fuerza que debe aniquilar la Europa anticristiana”

 

-Usted vive en una región musulmana. Cuéntenos de la devoción de los musulmanes. He leído por allí, en particular, ha hablado de eso el sacerdote Dimitry Smirnov, que los rusos se convierten al islam, porque allí hay pasión y efervescencia por la fe.

« Se convierten al islam precisamente aquellos que sólo tienen el nombre de cristianos. Un auténtico cristiano no aceptará nunca el islam por motivos puramente doctrinales »

 - Se convierten al islam precisamente aquellos que sólo tienen el nombre de cristianos. Un auténtico cristiano no aceptará nunca el islam por motivos puramente doctrinales: aquellos que conocen bien nuestra doctrina y conocen el islam por lo menos de una forma superficial, entienden que allí no hay salvación. Se van precisamente aquellos que no conocen estos fundamentos. Y es una desgracia para nosotros.

 

Ahora en Tayikistán hay una potente islamización. Estos procesos ya llevan tiempo, pero ahora son cada vez más dinámicos. Son los jóvenes los que se convierten al islam. Si los de la generación anterior que todavía recuerdan la Unión Soviética y no guardan con tanta diligencia los ayunos y otras normas exteriores, los jóvenes y los adolescentes los cumplen fanáticamente.

 

Les promueve el orgullo; esos chicos, jóvenes, chavales, hacen alarde de sí mismos, los unos ante los otros, no guardar ayuno es una vergüenza para ellos.

 

En estos últimos años, el ayuno llamado uraza [1] cae en la época más calurosa del año. Aquí la temperatura puede alcanzar los 60 grados al sol, ellos trabajan al sol,  hacen un duro trabajo físico, no pueden renunciar a comer ni, lo peor de todo, a beber. Casi pierden la conciencia, les arrojan el agua de la manguera, ¡pero no beben!

 

"Os lo han permitido, ¡en la mezquita permiten beber agua con ese calor!" No, no pueden permitirse beber un poco de agua, ya que para ellos es una vergüenza.

 

-¿Y por qué para nuestros creyentes no es una vergüenza? Cuando empieza el ayuno, se oye: vuestro Typikon es para los monjes, nosotros somos todos enfermos y conducimos, no podemos perder la reacción.

 

-Sí, nos piden constantemente la bendición para un ayuno aligerado. (Se ríe).

 

-¿Por qué pasa así?

 

¿-Sabes por qué? ¿Quizá nosotros, en tanto que cristianos, nos hemos vuelto viejos? Como les pasó a los griegos en su tiempo. Llevamos ya muchos siglos con el cristianismo, mientras que es en el momento del bautizo de la nación en la que aparecen los anacoretas y todos lo respetan todo con mucho celo. Hay un apasionamiento que excede.

 

No se puede descartar que la aspiración del mundo islámico a cumplir celosamente sus ritos sea la garantía de que ellos se conviertan al cristianismo, porque hay profecías de que un tercio del mundo islámico adoptará el cristianismo, serán ellos los cristianos más devotos. Entonces nos dará mucha vergüenza, y, tal vez, su devoción nos estimulará a nosotros.

 

 

/FOTO/

 

 

Sabes, me acuerdo de las palabras de San Gregorio. Preguntaba: ¿Qué sería lo correcto, guardar ayuno, llevar una vida ascética y con todo eso ser orgulloso, o ser humilde y no guardar casi nada?

 

-Por supuesto, ¡no guardar nada!

« San Gregorio dice: no, es mejor que haya orgullo, porque entonces el hombre sobrelleva penas voluntarias, y es el Señor mismo que encuentra la forma de abatir su orgullo »

(Se ríe) ¡Los cristianos actuales responden exactamente así! Sin embargo, San Gregorio dice: “No, es mejor que haya orgullo, porque entonces el hombre sobrelleva penas voluntarias, y es el Señor mismo que encuentra la forma de abatir su orgullo”.  

 

Somos pocos los que lo guardamos todo con devoción, tal vez sólo los monjes. Aunque también hay laicos.  A veces da vergüenza, cuando los laicos confiesan que durante la cuaresma han comido un plato con aceite entre semana. Nosotros mismos comemos con aceite e incluso nos olvidamos de confesarlo, se ha vuelto normal para nosotros. En cambio, algunos laicos son muy devotos.

 

Es muy importante que cerca haya un ejemplo. Si no hay ejemplo, cuesta obligar a uno mismo a hacer algo.

 

Siempre hace falta un maestro. Son pocos los anacoretas que se formaron sin el maestro; poder obligar uno mismo es el esfuerzo más grande. Incluso así, me parece que tenían un maestro que les estimulaba a seguirlo.

 

Pero la tragedia de nuestro tiempo es que no somos capaces de ser alumnos.

 

El sacerdote Rafaíl (Karelin) lo describió muy bien: los últimos viejos maestros del monasterio Glinskaya pustyn, esos gigantes espirituales con una enorme experiencia, nos querían transmitir sus inestimables riquezas, pero no les pudimos dar cabida, no las pudimos aceptar por nuestra endeblez [2].

 

Las personas se han vuelto débiles, no son capaces de asumir una rica experiencia espiritual porque es una cruz, una dura cruz.

 

Esta brecha entre los ancianos y los novicios se observa ahora: prácticamente no quedan maestros espirituales porque no hay novicios que puedan asumir esta rica experiencia.

« El ambiente informativo, las nuevas tecnologías, los ordenadores paralizan la voluntad, precisamente el esfuerzo espiritual »

Todos están muy relajados. Todo este ambiente informativo agresivo,  las nuevas tecnologías, los ordenadores, todo eso relaja mucho.  Los jóvenes están pegados a los teléfonos, siempre miran algo, juegan a algo, y esto paraliza la voluntad.

 

Todo eso está hecho para envolver al hombre con unas redes hábilmente colocadas de tal forma que él no pueda escapar de ellas.

 

Se paraliza la voluntad precisamente en la práctica ascética. Todos lo saben y lo entienden perfectamente, pero no pueden hacer prácticamente nada. Porque esta tela de araña nos ha enredado ya a todos. Sólo si el Señor interviene, podrá cambiar todo eso. Nos hemos colgado todos en estas redes, incluyendo nosotros ahora mismo.

 

-Reverencia, por un lado, vemos el islam agresivo en forma del Estado Islámico. Por otra parte, en Europa, hay nuevos "valores europeos", matrimonio gay, etc., es lo que está llegando poco a poco a otros países cristianos. ¿Qué se le puede oponer?

 

-Sí, hay dos fuerzas que acabas de identificar, el antiislam y el anticristianismo.

 

En el mundo islámico, aparece el antiislam en forma de una ideología politizada del Estado Islámico. El destruye el islam desde dentro, lo hace estallar, porque si ese tipo de islam se sigue extendiendo, no durará mucho.

 

Inicialmente el islam no era así. No destruía a los cristianos completamente.

 

Sabemos que cuando los turcos conquistaron el Imperio Bizantino, el patriarcado de Constantinopla y otros patriarcados se quedaron; incluso devastadas y privadas de la antigua magnificencia, y reducidas hasta un 3-6 por ciento de creyentes, se mantuvieron las iglesias, donde se permitía rezar y ofrendar el Sacrificio incruento. Es más, las iglesias balcánicas vivieron mejor bajo los turcos que bajo los griegos fanariotas.

 

El yugo turco resultó mejor que el griego; la manera con la que los griegos suprimían la demostración de las culturas nacionales era inaceptable: no permitían servir la misa en los idiomas nacionales,  no se ordenaba a los sacerdotes de la población local, hubo muchas cosas parecidas. Los turcos, sin embargo, permitían todo eso si no se les hacía la resistencia.

 

Les pagas el impuesto [3], compras tu tranquilidad y te dejan en paz. El Corán prohíbe matar a las personas de la Santa Escritura, es decir a los cristianos y judíos. Deben estar en una situación humillada y pagar  el tributo, pero no se les puede matar.

 

El Estado Islámica actúa de otra forma, dejando atrás  montañas de cadáveres y escombros.

 

¿Que es lo que está sucediendo en Europa? Si aquí hay antiislam, allí hay anticristianismo.

 

Mirad cómo empezó la construcción de esta pirámide: el anticristianismo empezó a conquistar Europa, y enseguida surgió el EI, surgió la fuerza que debe arrasar la Europa anticristiana.

« El Estado Islámico es el castigo de Dios para Europa por los pecados de Sodoma que ella legitimó »

La distribución de las fuerzas ya está hecha. El Estado Islámico es el castigo de Dios para Europa por los pecados de Sodoma que ella legitimó. Es algo que atrae el castigo.

 

Esto no puede durar mucho, son unos pecados que obligan a Dios a actuar. Y el castigo llegará, de ello hablan muchos viejos maestros espirituales de Athos.

 

Dicen que a Europa y a todo el mundo occidental les está esperando una terrible penitencia, un castigo, y el instrumento es precisamente el Estado Islámico.

 

-¿Se refiere lo mismo a nosotros en Rusia?

 

- En nuestra Rusia, las cosas tampoco están bien. He notado muchas veces que cuando voy a Moscú y cojo un taxi, el conductor me da la espalda, no quiere verme, me odia, apenas abre la boca para hablarme. Me cuesta llegar hasta el lugar del destino.

 

¿-Usted, por supuesto, lleva el hábito? Perdone que se lo pregunte así.

 

-Sí, siempre llevo la sotana. Y aunque no todos pueden entender que soy un obispo, es obvio que soy un clérigo.

 

¿-Está hablando un conductor moscovita, no de un extraño?

 

-Al habitante de la región, no a un trabajador extranjero. Una o dos veces me llevaron los hombres  y una vez una mujer... Es terrible lo que se tiene que enfrentar. Odian la Iglesia, no pueden ver a un clérigo. Se les nota tanto disgusto que les cuesta hablar conmigo. Aquí (en Tayikistán -A.R.) no pasa eso. Los musulmanes nos tratan con respeto: “Sí, sí, la Iglesia Rusa, les respetamos, pase, por favor". El día y la noche.

 

En cambio, cuando llego a Rusia ortodoxa, veo que allí me odian, me odian muchos, si no la  mayoría.

« Sabe, en Rusia hay un gran número de personas que odian la fe ortodoxa y el auténtico cristianismo »

Soy de Sergiyev Posad, crecí allí. Estas ciudades tienen un fenómeno asombroso: allí viven declarados antirreligiosos. Tengo un vecino que por las decenas de los años vivía cerca del monasterio de la Trinidad de San Sergio de Radonezh, en una casa al lado del monasterio, en el que, como cuentan sus familiares, no había estado nunca. Es increíble. Es difícil de creerlo. No soporta el sonido de las campanadas. Al fin y al cabo se tuvo que marchar, no pudo vivir allí.

 

En Rusia hay  muchos problemas y un gran número de personas odian la fe ortodoxa, el auténtico cristianismo.

 

Pero ellos aceptarían el "cristianismo color de rosa” que les convenga y no sea molesto.

 

La lucha por la construcción de la iglesia en el parque de Torfyanka puso al descubierto un malestar muy grave de la sociedad rusa, en particular de Moscú. Los moscovitas son gente muy especial. Siempre se han quejado de alguna incomodidad.

 

"Antes de la revolución, parecía que la gente no se daba cuenta de lo que hacía"

 

-Ha dicho muy bien: siempre se han quejado de alguna incomodidad.

 

- Pero hace falta saber el grado de la protesta y entender a qué te opones, contra qué luchas. Es totalmente impensable luchar contra la construcción de la iglesia en un parque.

 

Una iglesia ocupa poco espacio en comparación con el resto del parque. La aparición de un templo no significa que cortarán todos los árboles, al revés, plantarán aún más.

 

El territorio delante de la iglesia suele ser muy bonito y la iglesia, por lo general, se ajusta perfectamente al conjunto del paisaje alrededor. Por el contrario, ¡es el adorno del parque!

 

  

/FOTO/ La protesta contra la construcción de la iglesia en el parque de Torfyanka

    

 

 No entiendo a aquellas personas que prefieren tener sitio para el paseo de su perro o niño que una iglesia.

 

¿Qué tipo de persona crecerá de este niño si por él no dejas construir una iglesia?

 

Hace falta tener en cuenta un momento misterioso, o, si quiere, metahistórico. Ahora la situación es muy similar a aquella que hubo en vísperas de la revolución de 1917.

                                   

- Le quería preguntar sobre este tema. Es muy interesante.

« Antes de la revolución, la gente estaba como enloquecida luchando por la libertad. Todas las capas sociales, incluyendo los clérigos »

Antes de la revolución, parecía que la gente no se daba cuenta de lo que hacía. No podían ni imaginar lo que les esperaba adelante, esa terrible catástrofe con la que terminaba todo. Luchando por la libertad, estaban como enloquecidos. Luchaban todas las capas sociales, incluyendo los clérigos. Luchaban contra la autocracia. Los mejores luego se convirtieron en los nuevos mártires, ya en la prisión se dieron cuenta de qué libertad se trataba.

 

Hay un aspecto que casi no ha sido estudiado; sería interesante seguir el destino de estas personas. Qué decían, de qué hablaban los que estaban en contra de la autocracia, y cómo les fue después de la revolución.

 

Era como si se prepararan una terrible tragedia en el futuro aquello que habían participado.

 

En cambio, el Señor guardó a aquellos que no habían participado. La mayoría de ellos emigraron.

  

 

/FOTO/ Anna Vyrubova con la reina Alexandra Fyodorovna. 1910.

               

 

Hay un ejemplo llamativo,  el de Anna Vyrubova [4]. Parece que tenía que ser la primera en pegarle un tiro y extinguirla. Pero ella pudo marcharse, se encontró en Finlandia. Pasó, igualmente, por muchas penas y tentaciones, pero tuvo muerte natural. Esta persona  había sido fiel a la familia real, y el Señor la salvó por esa fidelidad, así como a muchos otros clérigos de alto cargo y otras personas.

 

 

 

/FOTO/ La monja Maria (Vyrubova) en el monasterio de Valaam, los años 1920

 

 

Es importante trazar el destino de las personas parar ver cómo ellos tuvieron que pagar por lo que han hecho en un estado de ceguera moral.

 

Y aquellos que ahora están luchando con la construcción de la iglesia, se están preparando una tragedia en el futuro, una tragedia personal.

 

Debemos entender que esta fuerza (el Estado Islámico-A.R.) se está preparando para ir no sólo a Asia Central, sino también a Rusia y Moscú, y a cualquier otro sitio. ¡En Moscú tienen tantos aliados potenciales! No hace falta ni siquiera ir allí, sólo lanzar un grito.

« Cómo se va a extender ese castigo de Dios, depende de lo que estamos haciendo ahora »

Ahora estamos preparando aquel programa que se pondrá en marcha más tarde. Las personas deben pensar en aquello que les pasará en el futuro. ¿Para qué llamar la desgracia?

 

Porque cuando comience este castigo, cuando llegue ese “día aciago”, ya no se lo podrá parar. Lo mismo que ahora está pasando en Ucrania: vete a pararlo. Hace tres años a nadie se le hubiera ocurrido, ¡Donbass era una tierra próspera de Ucrania!

 

Pues también se han relajado. Los primeros refugiados, que se encontraron en Rusia, nos mostraron sus pretensiones: que nos proporcionen las condiciones de cinco estrellas. Las personas no entendían lo que les había pasado, las dimensiones de la tragedia y lo que ahora ya no se la puede parar, es una tragedia por el resto de su vida.

 

Lo mismo pasó en Tayikistán. Me encuentro con las personas que han vivido la guerra civil [5], es terrible, están trastornados para toda la vida. Su pscología está afectada. Les tiraban, huían bajo las balas. Eso deja una marca por el resto de la vida.

 

Con todo eso, ¡a la generación más joven, que no ha visto nunca la guerra, les alucina el EI!

 

Justo hoy han dicho en las noticias que en el sur de Tayikistán  los adolescentes colgaron la bandera del EI. No entienden, es inútil explicarles algo. Han encontrado un objetivo, la razón de su existencia.

 

 

/FOTO/ A los jóvenes les alucina el Califato. En la foto un guerrilla con la bandera del EI.

    

 

Esto está sucediendo ante nuestros ojos, justo hace seis meses no hubo nada de eso. Los más entusiasmados se desvían al radicalismo, al extremismo. Sueñan con ser guerrillas y viajar a Siria, quieren que aquí llegue el EI y quee ellos conviertan en los combatientes del Califato.

« ¿No podemos esperar, ellos se islamizan, son activos,  y nosotros? »

Están ocurriendo cosas  y ocurren rápidamente. ¿Y no podemos esperar, ellos se islamizan, son activos,  y nosotros?

 

Por el contrario, nosotros estamos relajados, la gente ha empezado a marcharse de los monasterios, los intelectuales abandonan la Iglesia. Estamos empezando a tener una parálisis completa.

 

¿Pero cómo actuó el Señor en los casos parecidos? Pena, castigo, guerra, para que la gente se animara de alguna manera y se dirigiera a Dios. Pero no es Dios que nos manda el castigo, son los hombres mismos que desatan las guerras y producen los cataclismos; Dios lo permite ocurrir cuando no quedan otros medios para la corrección.

 

Somos nosotros mismos que aproximamos el castigo con nuestro estado relajado, nuestra lucha con la construcción de las iglesias, nuestras discusiones cualquiera.

 

Ahora acaba de surgir el caso de la exposición en el edificio de Manezh de Moscú. Una vez más nos involucran en una disputa. Resulta que pecan los unos y los otros. A nosotros, los ortodoxos, nos dividen también. Esto sucede a menudo. Aspiran a involucrarnos y dividir en dos partes, en "por" y “contra".

 

 

/FOTO/ La manifestación "¡Soy Charlie!"

    

 

No puedo estar de acuerdo con los métodos utilizados por Dmitriy Tsorionov (Enteo), que recorre sitios en búsqueda de algo que insulte sus sentimientos. Esto es por una parte. Pero, por la otra, no se puede tolerar lo que está pasando. Ninguna religión menos los ortodoxos podría aguantar esta profanación. De hecho, los católicos con los protestantes son capaces de organizar una exposición parecida, similar o incluso peor. La infame marcha "Soy Charlie" es una clara evidencia de ello.

 

"Una sociedad lujuriosa se convierte inevitablemente en Sodoma"

 

- Los ortodoxos también somos capaces de eso.

 

Nosotros también seguimos el camino del cristianismo occidental. Se trata de la apología del pecado. ¿Por qué llegaron a legitimar el "matrimonio homosexual"?

 

-¿Por qué?

 

-¿Por qué lo aceptó la Iglesia protestante? Porque no puede ayudar en nada a esas personas. Estos desgraciados van a sus pastores, y los pastores no saben qué hacer con ellos. No les pueden recomendar nada. Le resulta más fácil decir que éste no es un pecado, y el problema está resuelto. Así lo decidieron. Y es poco misericordioso en relación a estas personas.

 

Mientras tanto, esta gente la hay de más en más, porque la sociedad occidental  como la nuestra, rusa, que la sigue, se ha hecho extremadamente lujuriosa. Y una sociedad lujuriosa se convierte inevitablemente en Sodoma.

 

Cuando a lo largo de varias generaciones se acumula un pecado no arrepentido, éste se convierte en una perversión. Si los padres fueron tan sólo los viciosos y libertinos, sus hijos se convierten en los pervertidos.

 

Sus hijos son infelices. Dicen, así nacimos, no podemos hacer nada con nosotros mismos, no podemos crear una familia normal. Y esto es realmente una tragedia. La culpa de esta tragedia tienen sobre todo sus padres. ¿Qué pueden hacer ahora sus hijos?

 

Tienen un mayor grado de desviación, no pueden crear familia. Por eso la recompensa del Señor para ellos, si viven en la completa abstinencia y castidad, será mayor que para los demás.

 

Sólo hace falta explicárselo a ellos.

 

Cuando predico, a menudo cito un ejemplo de la vida de San Serafín de Sarov. Cuando le preguntaron quién en el monasterio de Sarov es por encima de los demás, dijo: "El cocinero". Todos estaban horrorizados: "¿Cómo que el cocinero? ¡Es malo, les ataca a todos!"

 

Y el Reverendo respondió: "Sí, tiene este carácter por naturaleza; si no se frenara, ya hubiera matado a todos en el monasterio. Pero Dios observa a la persona, qué esfuerzos ella hace sobre sí misma”.

 

Aquí se trata de lo mismo. Tenemos diferentes pasiones, inclinaciones. Si hacemos un esfuerzo, el Señor nos recompensará.

 

Incluso a esta gente. Pueden lograr coronas celestiales. Así les tenemos que orientar: hay que decir que es un sacrificio, el Señor te llama a un reto ascético para que puedas corregirlo todo y tal vez expiar la culpa de tus padres para que el Señor también les tenga piedad a ellos.

 

Nos ocurrió un caso en los años 1990, en el Monasterio de Santa Trinidad de San Sergio de Radonezh. Enfrailaron a varias personas, luego a uno de los sacerdotes le apareció Cristo y le dijo: "Debido a que han optado por la vida angélica, se decidieron a hacerlo, tendré piedad también de sus padres, aunque no sean dignos de eso”.

 

Estas increíbles cosas pasan en nuestra Iglesia.

 

Dios hace un juicio completamente distinto. Para él todo el mundo está fuera del tiempo.

 

Somos nosotros los que vivimos en un corto período histórico. Nos encontramos en este período de tiempo e intentamos comprender o evaluar algo. Pero es Dios quién tiene toda la plenitud del tiempo, y Él sabe cómo, qué y por qué, Él conoce todas las causas, todos los nexos entre los fenómenos.

 

Nosotros sólo podemos observar la actuación de la Divina Providencia, sorprendernos de ella, y nada más.

 

Y agradecer a Dios que somos así. Incluso esas personas que nacieron así, también deben agradecer a Dios por eso. Pero en ningún caso se puede ceder al pecado.

 

Por el contrario,  iglesias occidentales, protestantes, muchas de ellas pero no todas, por supuesto, solucionaron el problema "permitiendo" el pecado. Este es un método anticristiano.

« La iglesia del Anticristo permitirá todo pecado »

Cuando llegue la iglesia del Anticristo, y ella llegará seguramente, pues él se declarará dios, lo permitirá todo, cualquier pecado.

 

El Anticristo dirá: "Cristo os lo prohibía todo, y yo os lo autorizo, viviréis una vida de paraíso". Será más “bueno” que Cristo. Y ese sermón de "amor" ya se oye desde hace tiempo.

 

A nosotros los cristianos nos acusan de no tener amor. Nos lo reprochan. Pero antes de hablar del amor, tenemos que entender lo que es la Verdad. Nos dicen que hay que unir todas las iglesias en el amor.

 

No, antes de empezar un diálogo de amor, decidamos lo que es la Verdad.

 

Dios no es sólo Amor, sino Verdad y Justicia.

 

 

 /FOTO/ Cristo Todopoderoso. El mosaico del templo de Santa Sofía de Constantinopla.

    

 

"Yo soy la Verdad," dijo el Señor. Por lo tanto, primero debemos definir los momentos esenciales para nosotros, si la doctrina es verdadera o no, si hay en ella verdad o engaño.

 

A nosotros nos quieren unir en el amor sin la Verdad, y este amor ya es adultero. Esto no se debe permitir  en ningún caso.

 

¿De qué hablan todas esas comunidades tolerantes? Que se aman, que tienen amor.  “Y vosotros no tenéis amor, sólo odio”, nos dicen ellos. Esto no es odio, es la Verdad que quema. El verdadero Amor les quema precisamente por su Verdad.

 

No pueden ni acercarse a ella; cuando empezamos a predicar la verdadera fe, chocamos con la resistencia, con el odio, con la pared. Por el contrario, un sermón del amor meloso no provoca ninguna resistencia, la indiferencia en el peor de los casos; ya se ven por allí algunos sectarios que ofrecen al primero que pase los abrazos de su pegajoso amor.

 

El amor adultero: es con ese amor que llegará el Anticristo, seduciendo y engañando a todos.  

 

Es preciso entender que donde haya Amor, allí debe haber la Verdad.

 

« Van juntos, el Amor y la Verdad. No debe haber en ningún caso un Amor en perjuicio de la Verdad o una Verdad no consolada con el Amor »

 

Son las dos alas que elevan al hombre hacia el cielo, dos propiedades de la esencia divina. Y no puede haber una propiedad en perjuicio de la otra, disminuyendo la otra. Van juntos, el Amor y la Verdad. No debe haber en ningún caso un Amor en perjuicio de la Verdad o una Verdad no consolada con el Amor: la Verdad que no consuela con el Amor, mata. De hecho, me propongo escribir un artículo dedicado a ese amor sin verdad que cada vez es más demandado, incluido el ambiente ortodoxo…”.

 

 

El Obispo de Tajikistán, Pitirim, ha sido entrevistado por Anastasia Rajlina

el 1 de septiembre de 2015

 

 

(1) Un ayuno de 30 días, es cuando desde la madrugada hasta la puesta del sol no está permitido comer ni beber. Está relacionado con el calendario lunar.

 

(2), "Son un ejemplo para sus contemporáneos, pero para mí son, sobre todo, la denuncia de mi vida descuidada; tenía acceso a ese tesoro, pero no tomé nada de allí y me he quedado pobre”. –Rafaíl (Karelin), archimandrita. Los devotos de los últimos tiempos// http://www.pravoslavie.ru/put/80880.htm.

 

(3) Yizia o el impuesto por persona para la población no musulmana en los países islámicos.

 

(4) La dama de honor y amiga cercana de la Emperatriz Alexandra Fyodorovna. Después de la revolución, fue detenida, difamada, se mantenía en condiciones muy duras en la fortaleza Petropavlovskaya en San-Petersburgo. Después de pasar penas, consiguió salir al extranjero. En el año 1926 en la ermita de Smolensk se hizo monja con el nombre de María.

 

(5) La guerra civil de 1992-1993, con más de 60 mil muertos y muchos desaparecidos. Más de 60.000 personas huyeron a Afganistán y unos 195.000 fueron obligados a migrar a los países de la Comunidad de Estados Independientes, principalmente a Uzbekistán y Rusia.

Исходный текст

«Сейчас ситуация схожа с той, что была накануне революции 1917 года»